CASA AGMC
 

VIVIENDA UNIFAMILIAR AISLADA

PICASSENT | VALENCIA

 

AÑO_2007

 

Arquitectos_ Francisco Javier Sanchis Sampedro

                     Vicente Salcedo Gavira

Arquiecto técnico_ Alberto Millá Zaragozá

Promotores_ Arsenio y Mise

 

Superficie construida_ 220 m2

Superficie de Parcela_ 1280 m2

 

Vivienda unifamiliar aislada en parcela, ubicada en la urbanización Sierramar de Picassent para matrimonio con 2 hijos mayores de edad.

 

El programa debía albergar habitaciones independientes para cada hijo, cuarto de servicio con baño independiente, laboratorio, dormitorio principal con un buen vestidor, estar-comedor de grandes dimensiones, cocina independiente con lavadero y aparcamiento en planta semisótano. Una de las demandas de los propietarios era poder alzarse el máximo permitido por la normativa para poder tener vistas al mar sobre el paisaje de la Albufera.

 

La parcela de grandes dimensiones tiene un frente a la calle de 26,5 metros y un desnivel de 2 metros en cada extremo de este frente. Además y debido a excavaciones y desescombros anteriores tenía una topografía complicada y fundamentalmente deprimida en su parte central delantera.

 

La vivienda diseñada, tras un estudio topográfico de la parcela y de soleamiento, se ubicó en la parte central delantera, desarrollando su programa en tres plantas: una de semisótano con acceso desde la parte más baja del frente de parcela, con capacidad para 2 coches cubiertos y otros 2 descubiertos y un trastero de grandes dimensiones; En planta baja se situaron el estar-comedor, cocina, lavadero, laboratorio, habitación de servicio y dormitorio principal. También un acceso de gran riqueza espacial muy bien iluminado de manera natural; ya en planta segunda se ubicarían los dormitorios de los hijos, un baño y una gran terraza desde donde disfrutar de las vistas deseadas por los propietarios. Todo esto articulado por un espacio a doble altura en el que se diseñó una escalera que sirve de elemento vertebrador de toda la casa. 

 

En la parte posterior se diseñó un jardín con piscina, una zona trasera de rocaya que disimula la diferencia de altura con las parcelas colindantes, una amplia zona de césped, un pequeño pero funcional paellero y un espacio para el cultivo también incuida en las demandas de los propietarios.

 

Interiormente se decidió dar una decoración minimalista donde la sinceridad de los materiales jugaran un papel importante. El vidrio, la tarima de madera, el gres porcelánico, la barandilla de acero... son los elementos que aportan calidad interior.

 

El resultado final es una vivienda con gran riqueza  espacial, tanto al interior como al exterior, que responde al máximo con las demandas de los propietarios y que tiene una imagen actual.